Volver
     
     
  La Personalidad, 2015  
  Exhibicion realizada en colaboracion con Paula Massarutti  
  Galería Marcel Duchamp - Fundación CEP - Centro de Estudios Psicoanalíticos  
     
  Texto que acompañaba la muestra:  
 
​A pesar que la importancia del dibujo y la pintura como herramientas de expresión histórica, social y cultural se ve reflejada ya desde la prehistoria, no siempre se pensó en las mismas como testimonios de la subjetividad del individuo. Al no existir, tanto en la Antigüedad como en la Edad Media, la noción de infancia tal cual la concebimos actualmente, fueron escasos los vestigios de dibujos realizados por niños que han permanecido.

A partir del siglo diecinueve, la niñez adquiere reconocimiento como una etapa distintiva de la vida que se debe atender y cuidar. Más adelante, con el avance del psicoanálisis, surge la idea del dibujo como comportamiento espontáneo e inconsciente, que se pone en relación con aspectos del mundo interno y la personalidad del niño. Con esto, el dibujo comienza a verse como un medio para expresar la vida afectiva y emocional.

Paula Massarutti y Laura Códega presentan mas de treinta dibujos y esculturas realizados en el periodo de la infancia en los que se refleja la manera como se va formando el carácter, los intereses particulares, la aparición de ciertas problemáticas y sobre todo la individualidad.
 
     
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
   
     
     
  Texto escrito por Malena Pizani:  
 

La Personalidad, una muestra de dibujos y cerámicas de Laura Códega y Paula Massarutti. 

Por Malena Pizani

 I.- Sobre la infancia, el dibujo y la torpeza del adulto

Siempre que veo dibujos de un niño pienso: esto no lo podría hacer un adulto, ni siquiera un joven o un adolescente. Porque la relación entre la mano, el ojo y la emoción en los niños es única e inevitablemente se va perdiendo con el paso del tiempo, se va escondiendo detrás de las correcciones, señalamientos y paradigmas de lo real propias de voces adultas -padres y madres sobre todo- y de instituciones que han sido autorizadas para definir qué está bien y qué está mal en el lenguaje plástico. Nos hacen creer que tales categorías de tipo moral realmente operan en dicho lenguaje o, lo que es aún peor, que debe existir un correlato entre lo que llamamos mundo real y aquello que aparece en un dibujo o en una figura. Es muy común escuchar a un papá o a una mamá diciendo a su hijo de 6, 7 u 8 años que ese cielo verde que dibujó está mal porque el cielo es azul o que el auto no parece un auto porque no tiene puertas dibujadas en él. Por supuesto que un cielo dibujado no es el cielo ni el auto representado es el auto. La representación de la cosa no es la cosa misma. El fuego en el mundo real quema, mientras que la representación del fuego no lo hace.

II.- Sobre el término personalidad y su origen etimológico. La máscara como algo necesario.

La palabra persona tiene su origen en el término latino persōna, cuyo significado es máscara de actor o personaje teatral.Personalidad proviene de persona. Y en este sentido se puede decir que la personalidad es una máscara, esa máscara única de cada individuo. La máscara será más propia mientras más libertad tenga esa persona para modelarla, quererla, arruinarla, defenderla frente al juicio ajeno y al propio también. Sin máscara estaríamos en carne y hueso, no tendríamos mucho más para decir.

Es muy común ver a una niña o a un niño representando una escena de algo vivido o soñado. Porque hacer esa operación le permite entender, pasar la experiencia a otro registro, traducirla y poder incorporarla. Ya sea una vivencia triste o una alegre, el niño la integra a sí mismo y al mundo, la comparte y la vuelve parte de su propia manera de entender y de entenderse. Acá el dibujo muestra la personalidad del niño y a su vez la cultiva, la enriquece, subraya cosas de esa personalidad, unapersonalidad que no sólo define rasgos de carácter, sino también marca la diferencia entre un dibujo y otro. Diferencias que, si ese niño o esa niña decide ser artista cuando crezca, se seguirán notando y posiblemente seguirán siendo rasgos característicos de su trabajo.

III.- Sobre lo que dibujaban Paula y Laura y de cómo esa acción señaló un camino propio hacia el arte.

Manos redondas sin dedos

Paterns de círculos, estrellas, cruces y triángulos

Personajes femeninos que aparecen de espaldas

Personajes masculinos que dan la espalda a personajes femeninos

Juego infantil que trata del amor

Un sol, un conejo y una mariposa que lloran todos juntos

La planta arquitectónica de un lugar

Movimientos del cuerpo: fuerza, trabajo

Un príncipe que mira a una princesa pero desde la lejanía

Una maceta en una montaña

Una sombrilla muy pequeña para un cuerpo grande

Moños voladores

La niña que mira a través de la ventana, desde adentro de la casa

Animales de varias especies, a modo de inventario

Mirada cenital detallada de un interior

Personaje de uniforme (¿científico?)

 

Los escenarios, situaciones y detalles en los trabajos de Laura nos hablan de una niña que explora espacios que le eran familiares. Laura pintaba en la alfombra y el piso del living de su casa. Una cercanía al lugar donde por familiaridad podía prácticamente darle un alma a cada objeto que la rodeaba. Los vínculos, los sentimientos, los objetos que miraba a diario y una niña que ya parece saber sobre las dificultades de las pasiones.

Paula pintaba en espacios donde trabajaba la mamá o bien en la escuela, que era una institución con orientación artística y donde ella pasaba gran parte del día. Una mirada sobre espacios que le son propios pero que no son domésticos. Así, disecciona el lugar, la observación es la de alguien que estudia el espacio, que estudia los movimientos. Podemos ver la estructura de una casita de cerámica pero no sabemos cómo es su interior. Un misterio sin revelar.

Tanto Paula como Laura son artistas. Y aunque sus obras adultas no están presentes en esta muestra para observarlas, puedo decir que ese hilo invisible que une la mano, el ojo y la emoción sigue siendo muy similar al de aquellos dibujos hechos entre los 5 y los 8 años por dos niñas que imagino sentadas, acostadas, desparramadas, ensimismadas, tristes o contentas, tomando un marcador o un trozo de arcilla y creando sus propias máscaras.

 

Malena Pizani

Abril de 2015



 
   
     
     
     
  Volver